El césped, la música y una buena combinación gastronómica. NOS Primavera Sound

 

Sentarte cómodamente sobre un mullido césped, explorar musicalmente nuevos conceptos emergentes y probar sabores culinarios nada comunes, todo esto puede hacerse al mismo tiempo en NOS Primavera Sound de Oporto.

Quizás no tan grande en amplitud como su hermano mellizo, pero sí grande en contenido y exquisitez. La opción ideal para los más allegados a la “West Coast” peninsular y para aquellos que prefieran festivales medianos.

Durante esta edición de NOS Primavera Sound, pudimos ver a un gran elenco de artistas, de diversa índole pero sobre todo pudimos ver a un público cada año más motivado y entregado.

Miguel o como moverse de manera hipnótica.

Quizás debido a la hora temprana a la que se desarrolló el concierto, tuvimos mucha suerte y pudimos ver a Miguel desde una posición muy cómoda y de este modo poder captar toda la esencia de su voz y sus movimientos. Desde Los Ángeles, nos trajo ritmos a ratos caribeños, mezclados con R&B y toques rockeros, pero sin duda lo más destacable fue su manera de moverse encima del escenario y la fuerza de su voz.

Miguel tiene mucho potencial, se percibe que sabe trasmitir, que vive la música de un modo visceral, sus letras tramiten alegría, positividad y nos dan energía, fue una buena manera de comenzar el festival.

Run the Jewels, la revolución del hip hop.

El dúo que representan Killer Mike y El-P son auténticos mitos dentro de la escena hip hop. Desde el minuto uno, la actuación de Run the Jewels, fue un derroche de energía en toda regla, pura fuerza. Sus letras, en contra del sistema y de todo lo establecido, son irreverentes. Run the Jewels mantienen su esencia, luchan y cantan en lo que creen y eso se nota.

Su vitalidad encima del escenario y su capacidad para captar la atención en todo momento, fueron dos ingredientes de éxito. Uno de los momentos más álgidos del concierto fue cuando cantaron “Lie, Cheat, Steal” coreado por todo el público, fue un momento de auténtica euforia colectiva.

 

Todos queremos ser Bon Iver.

Tener una voz como la que tiene el cantante Bon Iver, es algo extraordinario y único. Sus temas, utilice vocoder o no, son muy personales e íntimos y es de esos artistas que cuando escuchas una de sus canciones por primera vez, en el instante que escuchas su voz, sabes que es él.

La actuación de Nos Primavera Sound, cumplió expectativas, nos dejó disfrutar con alguno de sus tracks más clásicos como “Skinny Love” con el que cerró y también con canciones de su último disco “22 a Million”, que aunque más electrónico que los anteriores, sigue teniendo ese toque pausado que embriaga de algún modo.

 

La evolución de Nicolas Jaar, para algunos, irreconocible.

Si hubo una nota de romanticismo en el festival, estuvo a cargo del chileno Nicolas Jaar, una sesión que yo definiría con la palabra “preciosa” con todas sus connotaciones. Los preliminares nos hacía esperar que el climax sería glorioso y así fue, un live con mucha coherencia, elegancia y sensibilidad. Beats armoniosos que nos envolvían en un estado onírico y voluptuoso, algo similar a un baño en un mar de aguas cálidas.

Nicolas Jaar ha evolucionado mucho desde sus inicios, algo que desde nuestro punto de vista no sólo es maravilloso, sino que es absolutamente necesario para poder seguir alimentando la ansiedad de renovación musical y de adentrarse en nuevas esencias sonoras . Sabe lo que hace y lo hace bien, no deja lugar a la improvisación y lo refleja en sus sesiones, intensas y pasionales.

 

Puro furor encima del escenario, eso es Death Grips.

Una vez finalizado el festival, lo que más se oía entre la gente eran frases del tipo “Death Grips, lo mejor del festival”, “Death Grips fue lo más”, “Vaya pasada la actuación de Death Grips”. Cierto es que durante el concierto, todos tuvimos la sensación de que estábamos encima del escenario o que el cantante estaba a nuestro lado, una sensación de cercanía que nos hacía partícipes de lo que estaba sucediendo y es que este es un factor fundamental en el éxito de cualquier artista, el saber llegar al público, pues bien, Death Grips lo consiguieron.

Lo más fascinante del show fue el furor con el que se entregaron en cuerpo y alma a la puesta en escena, haciendo que durante una hora el público no dejara ni por un momento de saltar y gritar.

 

Aphex Twin debería ser inmortal.

Cuando alguien tiene un don de semejante envergadura, el universo debería plantearse que ese ser siga vivo eternamente, esto es algo que pienso no sólo de Richard D. James sino de muchos otros artistas de diversa índole. El hecho de poder controlar sus sueños, creo que es clave a la hora de su proceso creativo y también puede explicar, en cierto modo, su genialidad. Lo que es un hecho es que su forma de expresarse encima de un escenario roza la perfección y si ha llegado a donde ha llegado, es por algo.

La sesión, que duró dos horas exactas, se desarrolló con muchos cambios de tempo, vueltas de tuerca, idas y venidas. Pudimos escuchar, desde temas de los míticos Underground Resistance a otros más recientes como lo último de Lorenzo Senni, todo ello mezclado con su sintetizador modular Eurorack. En definitiva, una explosión sónica que nos hizo invadirnos de sensaciones arrolladoras y trepidantes y que consigue que sigas pensando en lo que has escuchado durante los días siguientes al festival.

 

Esta ya era la octava edición de Nos Primavera Sound que parece que se consolida, esperemos que no cometa los mismos errores que en su día cometieron otros festivales portugueses como Paredes de Coura y siga siendo lo que es a día de hoy, con esencia y calidad.

Las fechas del próximo Nos Primavera Sound ya se han comunicado, será del 7 al 9 de Junio de 2018, estaremos atentos a las primeras confirmaciones de su cartel.