Entrevistamos al artista vigués Pálida

Con 3 largos a su espalda e innumerables bolos, Nelo, más conocido como Pálida, hace flotar con su música a una gran masa de la población gallega.

Hablamos con él para descubrir algunos detalles de su carrera profesional como artista, así como el planteamiento de sus lives y sus planes de cara al futuro.

  • La primera e inevitable pregunta que nos viene a la cabeza y no podemos dejar pasar es, ¿por qué o cómo elegiste el nombre de Pálida? 

No hay mucho misterio ahí, un día un buen amigo con el que solía tocar en un proyecto llamado Clover me dijo que le parecía un nombre brutal para un grupo. A mi me moló y cuando me decidí a empezar en esto de la electrónica, le pedí permiso para usarlo ya que me parecía ideal: por un lado es una palabra hermosa, por el otro tiene un doble sentido que va como anillo al dedo a un proyecto de estas características…

  • Además, de tu proyecto en solitario con el alias de Pálida has formado o formas parte de otros grupos como Durarará, ¿que nos cuentas de esta otra faceta? ¿Cómo se complementa con Pálida? 

La verdad es que al principio Pálida era más como una pequeña excursión que me hice, que acabó siendo este gran viaje. Lo cierto es que yo vengo de escuchar mucho rock y mucho pop, especialmente en sus facetas mas ruidosas, y siempre me ha gustado intentar hacer aquello que amo. Especialmente hacerlo de esa manera que me gustaría ver/escuchar y que no sé de nadie que lo esté haciendo. Durarará!! fue un proyecto maravilloso, especialmente por mis compañeros, Jacobo y Álvaro, que son dos de los seres humanos más hermosos que he tenido el placer de conocer, y la fortuna de compartir grupo con ellos fue algo que siempre valoré.

Antes tuve otro grupo, Sugar Overdose (tenemos un disco muy chulo subido a bandcamp, por si alguien siente curiosidad) y Clover era un proyecto cajón desastre donde hice/hicimos un poco de todo. El primer disco, “Modern Disgraces”, fue mi primer escarceo con la electrónica.

A día de hoy comparto un nuevo proyecto con Óscar Raña (Dois) y Brais Otero (Jay), que son coleguisimas y bombásticos. Nos llamamos SEDA y hacemos pop experimental muy marcado por el hiphop, un rollo muy Gorillaz con aires a Panda Bear, especialmente por el rollo vocal.
Nos estrenaremos este Sábado 25 de Febrero en “La mascarita”, el festi de Carnaval que organizan Seara Records en Vigo.

  • ¿Cuál fue tu primer contacto con la música? ¿eres niño de conservatorio o tu inquietud por el mundo musical comenzó más tarde?

A conservatorio no fui, di clases de guitarra un año en una academia, pero era una chapa así que me las fumaba siempre. Años mas tarde lo retome en plan freestyle e hice lo que desde el principio había querido hacer: clavar una baqueta entre las cuerdas y el mástil y darle hostias.

En cuanto a referencias, mi madre me ponía muchisima música: los Zeppelin, Neil Young, Leonard Cohen, Police, Pink Floyd… el primer disco que tuve por voluntad propia fue el “Mellon Collie and the infinite sadness”, de los Smashing Pumpkins, que pedí que me lo regalaran por mi 11 cumpleaños. Aun tengo el doble cassette por ahí 😉

  • ¿Tienes algún tipo de influencia? O más bien diría, ¿te inspiras en algo a la hora de producir? 

En la electrónica tengo dos grandes influencias: The Field (alpha y omega de la movida desde mi punto de vista) y Four Tet, que es un pequeño gran milagro.

Ya si hablamos de inspiración, es como un juego: pienso en algo que me gustarías hacer, alguna idea musical, o algo que me gustaría retratar musicalmente, e intento llevarlo a cabo.

En la electrónica personalmente trabajo con conceptos muy abstractos, muy puramente musicales: ritmo y melodía, y cómo interaccionan. Por ejemplo, recientemente compuse un par de temas que quería que funcionaran como un collage sónico, con muchas partes muy claramente diferenciadas unidas por el ritmo, que va progresando a medida que avanza.

Pero la verdad es que intento pensar por cuando estoy componiendo (luego ya me rallo cuando hay que pulir la producción), es más como un proceso de trance. Te pones con el bucle y empiezas a construir sobre él y de golpe llevas 4 horas ahí, botando como un pollo y con los ojos en blanco.

  • Siguiendo el hilo de la anterior pregunta… ¿te identificarías con algún artista?

No, realmente no. Admiro mucho a muchísimos artistas (y tengo la suerte de convivir con algunos de ellos, como mis amados Trilitrate), y supongo que estilisticamente es inevitable que esté en algun sitio entre The Field y Four Tet, como decía antes, pero pienso que mi música (y todo lo que hago a nivel creativo, en general) tiene un carácter particular y suena a mí, y está bien así. Podemos compartir infinidad de rasgos con otros, pero creo que una sociedad sana se compone de individuos, por lo que la búsqueda de una voz propia me parece un ejercicio sano y  fundamental.

  • Aunque no es necesario poner nombres o etiquetas nos gustaría saber cómo definirías tú música o dentro de que estilo musical crees que podría encajar.

No suelo definirla, las palabras son tramposas, especialmente definiendo algo etéreo. Pero a veces no queda más remedio que usarlas para orientar a la peña, entonces digo que hago algo que está entre el techno y el house a nivel rítmico, bañado en melodías bonitas, ruido y psicodelia.

  • Una de las cosas que llama la atención cuando presenciamos tu live es que no utilizas ordenador, ni vinilos (algo que es bastante inusual en el mundo de la electrónica) ¿nos contarías qué aparatos utilizas?

Claro, son todos de Elektron, un sampler, un sinte y una caja de ritmos, y son los cacharros mas molones del mundo. Si te soy sincero, cuando estaba decidiendo qué hacer cuando mis viejas electribes empezaron a pedir papas, tuve claro que debía ir a ellos por una sencilla razón. Son los que usa The Field. Y no sólo me gusta su sonido, si no que me encanta su manera de trabajar en directo (muy similar a la mía) de modo que no había espacio para la duda. Por supuesto, tenía muy claro que usando estos cacharros encontraría sonoridades diferentes, por fuerza, y son extremadamente versátiles, algo que para mi es fundamental, pero había ahí una serie de texturas y demás que me parecen irresistibles.

  • Tu trayectoria cómo Pálida cuenta ni más ni menos que con la publicación de 3 LPs, nosotros percibimos una gran evolución musical desde el primero de ellos hasta el último “The clutch”, ¿que nos puedes decir al respecto?

El dulce mundo de las decisiones unilaterales. Eso, y lo mucho que disfruto haciendo esto, son los dos factores que explican porque una producción tan densa (tengo material inédito suficiente para sacar otros dos). Sobre la evolución musical, me parece un proceso inevitable y natural, un fiel reflejo de la pasión y la curiosidad que me mueven para hacer esto.
Estaría bonito editar algo con algún sello, probablemente me abriría algunas puertas y ayudaría a difundir mi música porque, como me dijo hace poco un querido amigo “Subir tus discos a bandcamp no es editar”. A ver si este año sucede 😉

  • Teniendo en cuenta la revolución actual que hay con este tema, sin ir más lejos Chance the Rapper acaba de ganar un gramy sin pertenecer a ninguna discográfica, nos gustaría conocer tu opinión sobre el panorama discográfico actual, tanto a nivel general como en lo que a ti respecta, ¿como lo ves?

La verdad es que no tengo una opinión al respecto. Me parece que vivimos un momento muy excitante, con muchísima música súper loca siendo hecha y muchas facilidades para acceder a ella. Por lo demás, ya te digo, a mi me gustaría tocar para más gente, hacer bailar a mucha más peña. Para eso me metí con Pálida, para hacer una buena party, y soy consciente de que existen mecanismos ahí detrás, pero por una mezcla de falta de conocimiento e interés no participo demasiado de ellos. Procuro hacer lo que me parece más saludable: intentar hacer cada tema mejor que el anterior, tocar mucho y darlo todo en cada concierto.
Así, sólo me estoy rallando por movidas que están bajo mi control. Pero es cierto que me iría bien hacer un poco más de curro de oficina xD

  • A riesgo de que suene tópico ¿Dónde o cómo te gustaría estar dentro de 5 años?

Hay tres conciertos que sueño con dar: uno en el Primavera Sound (es casi una deuda, después de todo lo que he gozado en ese festi), uno en el Fuji Rock (esto es por amor a lo nipón) y otro en el auditorio de Castrelos, en Vigo. Molaría haber dado al menos uno de ellos.

Pero no me agobio con este tipo de cosas. Dentro de 5 años me gustaría estar en un sitio muy similar al que ocupo ahora, que me permite vivir humildemente haciendo lo que amo, ya sea animación o música.
A ser posible con algo más de panoja y, sobretodo, con más difusión.

Pero no creo que vaya a haber grandes cambios en mi vida: currar mucho, con alegría y sin desfallecer, sacando siempre proyectos nuevos.
Por ejemplo, ahora estoy terminando un videojuego que vamos a editar con Fosfatina y estamos arrancando un proyecto de serie de animación. Vamos a empezar haciendo un episodio que funcione como corto y a moverlo, a ver si gusta y conseguimos financiación. Sería precioso si dentro de 5 años hubiéramos podido hacer toda la serie 🙂

 

Entrevista: Midori

Foto: Flashzine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.