Primavera Sound Barcelona 2018: Mar y luces estroboscópicas

El mar: la paz, la amplitud, la solemnidad en contraposición con las luces estroboscópicas de la actuación de Evian Christ que desencajaron y perturbaron maravillosamente al público.

 

Primavera Sound convierte a Barcelona en una exorbitante ciudad musical, donde caben múltiples escenas, artistas llegados de todos los puntos de la geografía mundial, varios entornos y diferentes perspectivas. Además de eso, cuando tu carta de presentación es un cartel con los nombres más aclamados de la escena actual, en una ciudad cada vez más abierta al mundo como es Barcelona y en un entorno desde el cual se puede ver el mar, tiene más que bien merecido que sea relativamente sencillo que llegues a ser comparado por algunos medios internacionales con el mismísimo Coachela.

Si algo hemos aprendido después de esta edición es que si quieres disfrutar plenamente del festival, no debes decantarte siempre por lo “convencional”, busca salirte del circuito común, de las actuaciones mainstream y podrás descubrir verdaderas maravillas y experimentar sensaciones excepcionales que te harán amar a este festival. Por supuesto que es necesario ver algunas de las macro actuaciones del escenario SEAT pero muchas de ellas, piénsatelo dos veces antes de ir, quizás no son tan imprescindibles como crees.

Ya en la crónica que realizamos sobre la pasada edición de Primaveras Sound que puedes leer aquí, te dábamos algunas pistas sobre cuales fueron los hihgligts del festival. Pues bien, este año, hemos querido arriesgarnos un poco más y también vamos a hablar de aquellos detalles que consideramos mejorables. Aquí os dejamos la lista de lo mejor y lo peor, de esta edición del festival.

 

LO MEJOR DE PRIMAVERA SOUND 2018:

Bowers & Wilkins

Nuestro refugio, un sistema de altavoces activos de cuatro vías de 135.000 vatios solo para bailar, sudar y exprimir el sonido proyectado a través de los artistas que nos propusieron los tres sellos en sus escandalosos showcases. Un escenario con vida propia, ajeno a las excursiones primaverales de jóvenes turistas festivaleros y con un ambiente de club underground de alto standing. Un lugar para olvidarse de las formalidades.

 

La evolución de Tyler, The Creator

Si alguien ha jugado un papel importante en la democratización del rap, ese es Tyler, the Creator, gracias a sus letras encandiladoras y su delicadeza y frescura, ha sabido llegar a todos los públicos, desde los más puristas a los que menos se identificaban con la cultura de Rap. Además, también ha desmitificado la imagen de rapero prepotente y macarra, dando paso a otro tipo de rapero más “sensible”, prueba de ellos es el título de su último disco “Flower Boy”

Era la tercera vez que el californiano pisaba el forum durante Primavera Sound, en las otras dos ocasiones, lo hizo en el escenario Pickfork, pero en esta edición y por primera vez, era cabeza de cartel y su actuación tuvo lugar en el escenario Seat, el dedicado a las actuaciones más concurridas. Creo que este es un claro ejemplo de esos casos en los que podemos ver el crecimiento de un artista de la mano de un festival, cada lanzamiento de un disco de Tyler, the creator ha ido acompañado de una actuación en el festival barcelonés, él siempre era el mismo, con la misma fuerza, pero esta vez mucho más maduro, más seguro y con una puesta en escena cargada de medios y probablemente con un coste exponencialmente superior.

Acompañado de un universo de luces estrelladas que hacían que por momentos pareciera que estaba volando en el espacio, el artista, durante una hora, nos acompañó y abrazó a través de un viaje lleno de voces y bits. Incluso en un momento, bajó hacia el público y corrió a través de una pasarela, provocando una especie de histeria colectiva. El público estuvo completamente entregado durante toda la actuación, cantando a coro algunos de los hits de su nuevo album, desde “See you Again” a “Boredom”. Otro momento muy high de la actuación fue cuando A$AP Rocky se subió al escenario para cantar su parte de “Who Dat Boy”.

Evian Christ 

Lenfant terrible de Warp. Humo, mucho  y luces estroboscópicas, Evian Christ plantó fuego a sala, hardcore y eurodance fueron la mezcla inflamable. Descontrol, nuestros bailes más macarras, intuir tu posición en un parking lleno de humo y luces intermitentes a la altura de los ojos, tras tres días de festival el broche final fue de ataque epiléptico.

Four- Tet por partida doble

Four-Tet lleva ya muchos años haciéndonos entrar en la música más profunda, más cerebral, su larga trayectoria, con varios pseudónimos e incontables colaboraciones, hacen de este artista, una apuesta más que segura a todos los niveles, siempre.

En esta edición de Primavera Sound, Four Tet tenía dos actuaciones el mismo día, en la primera de ellas, que comenzaba a las 12 de mediodía en el chiringuito Apperol, estaba acompañado de Josey Rebelle, Champion y Daphni y actuaba como Dj Set. La segunda actuación, en el escenario Ray Ban, se trataba de un live. Durante la segunda de ellas, nuestra preferida, Kieran Hebden nos transportó hacia una aventura repleta de sonidos ambient y trance que cabalgaban entre rítmicas lo-fi y tonos orgánicos, una delicia.

J. Lin, Jorja Smith, OPN

Jlin, ya habíamos visto a la productora de Indiana en el Sónar 2017 y no tuvimos ninguna duda en repetir la experiencia, matemática y precisa se adentra en el footwork y crea su propio estilo, oscuro y  retorcido. También nos acercamos a ver a Jorja Smith, la nueva reina del R&B británico, la joven artista (11,06,1997) ya ha colaborado con Drake y lanzado su propio album “Lost and Found”, en el escenario Barcardi, uno de nuestros espacios favoritos por su versatilidad y buen gusto, Jorja dejó patente su intuición y talento para este mundillo, le deparamos un gran futuro tanto dentro como fuera del escenario. Teníamos muchas ganas de ver a Daniel Lopatin aka OPN, el de Brooklin se atreve con todo, nos emocionó con su música, cerró con “Chrome Country” y nos brindó una experiencia detallista e imaginativa a través de su actuación.

 

LO PEOR DE PRIMAVERA SOUND 2018:

Las inevitables distancias

Teniendo en cuenta que el número de escenarios de esta edición ha aumentado en uno más, llegando al total de 13, es entendible que las distancias entre cada uno de ellos también hayan aumentado. Si querías ir desde el escenario Apperol a Seat, tenías que contar con unos 15 minutos más o menos y si además, para cruzar el puente que separa Primavera Bits del resto de festival, tenías que hacer cola, ese tiempo, podía aumentar. La media de kilómetros recorridos por día de festival era de 15km y eso tomándotelo con calma.

El bulo sobre una actuación sorpresa en el Hidden Stage de “Frank Ocean”

Corrió el rumor el sábado de que habría en el Hidden Stage de Heineken una actuación sorpresa de Franck Ocean, pues bien, fue solo eso, un rumor, que hizo que varios asistentes se agolparan en la entrada del escenario esperando tan deseada actuación, perdiéndose otras actuaciones que sí que estaban sucediendo. No sabemos quien corrió el rumor, pero esperamos que el karma se lo pague. Jugar con los sentimientos musicales, duele.

La falta de sombra en el Chiringuito Apperol

Todo un acierto poder ver las actuaciones de algunos artistas desde la playa en un horario diurno, pero ese mismo hecho hacía que el calor, si querías estar las 6 horas que duraba el Set, te dejara un poco tonto y te mandara para casa, pocas sombras, con toldos vela, que no fueron suficientes para apaciguar el sol.

La actuación de DJ Koze

Fue una auténtica decepción que la actuación para el cierre de la primera noche del festival, a cargo de Koze, fuese tan plana e insípida. Dos horas lineales y dispersas que no hacían justicia sobre el magnífico disco “Knock Knock” que acaba de lanzar el alemán y que ha recibido tan buenas críticas por la prensa musical a nivel mundial.

En cualquier caso, felicitamos a la organización a todos los niveles. Aunque haya pequeños detalles mejorables, comparativamente, la organización de este festival a todos los niveles es sin duda magnífica.

 

Como resumen, os dejamos el video After Movie que ha realizado la organización del festival, viéndolo, deseamos que llegue cuanto antes la edición 2019!

Si tienes tantas ganas como nosotros, las entradas para la próxima edición de Primavera Sound puedes comprarlas aquí.