Sonar 2017: Las mejores actuaciones del Sonar Día más caliente de la historia

Cuando todavía en España no había el boom que actualmente se ha generado alrededor de los festivales, cuando solamente unos pocos eran los privilegiados que se interesaban por la música en directo y el público acudía a los festivales porque conocía un gran porcentaje del cartel, SONAR Festival Barcelona ya era uno de los festivales de música avanzada más importante del mundo.

Es una realidad que crecer de una manera tan grandiosa como lo ha hecho Sonar es complicado, tanto que su magnitud en algunas ocasiones le ha podido jugar alguna que otra mala pasada, quizás por querer satisfacer las necesidades de un abanico demasiado grande de adeptos musicales o por no dimensionar de manera perfecta los suministros al público, por ejemplo. En cualquier caso, a día de hoy en España no existe ningún otro festival de música avanzada en el cual dispongas de una carta musical de semejante envergadura y que además nos brinde la oportunidad de ver a artistas que no han visitado nuestro país hasta el momento o que sólo lo van a hacer coincidiendo con la semana de Sonar.

El cartel de Sonar Día de esta 24ª edición para nosotros era quizás el mejor de los últimos años, incluso hasta el punto de hacer bastante prescindibles algunas de las actuaciones de Sonar Noche; es decir, nuestras expectativas eran muy altas, pero el hecho de que esta edición estuviera aliñada por un calor insoportable, no ayudó a que el público se entregara en cuerpo y alma ni a que se presentara a una hora temprana en Sonar Día para poder ver los conciertos de primera hora.

Desde Uncool, esta vez hemos querido “mojarnos” para contaros, en orden de preferencia, cuales fueron para nosotros las mejores actuaciones de Sonar Día y por qué. Es importante tener en cuenta que esta crónica ha sido realizada por un redactor, que tiene solo unos ojos y unas piernas, lo que significa que va a plasmar su visión y que no puede llegar a todos los espectáculos, con lo cual, no queremos herir sensibilidades, ni que nadie se sienta abrumado si sus preferencias no coinciden con las nuestras, podemos decir que este es un artículo de opinión, de alguien que escucha música durante 40 horas a la semana, que le interesan especialmente las nuevas tendencias musicales y que se deja llevar por sonidos que le hacen sentir sensaciones distintas a lo de siempre.

And the winers are:

1.- Amnesia Scanner

Sin ningún atisbo de duda, me atrevo a decir que este fue el espectáculo más impactante, emocionante, intenso y palpitador de todo el Sonar Día, sí que tengo dudas sobre si la ubicación en Sonar Complex fue la mejor, sobre todo por el hecho de que no pudo llegar a todo el público que la demandaba. En mi caso, después de pasar la pertinente cola, entré en la sala pasadas las 20h, hora de comienzo del show, y detrás de mí, otras personas me temo que es probable que no entraran.

Una vez sentada dentro, se me olvidó por completo haber hecho una cola y los minutos que me había perdido, una sensación de invasión total me dominó de tal modo que para cuando me quise dar cuenta, habían encendido las luces. Fue un viaje sensorial en todos los sentidos, la sala estaba muy oscura, visualmente la música únicamente tenía la compañía de una pequeña luz roja y dos proyectores estroboscópicos giratorios, ayudando de este modo a profundizar más aún en el sonido y consiguiendo un aura bastante underground.

La música fue muy profunda, pasaron por todos los temas de su último EP “As” y nos sorprendieron con tracks desconocidos que quizás pertenezcan al lanzamiento de su próximo disco.

Predecimos que este dúo berlinés llegará lejos, volverán a SONAR pero quizás la próxima vez los veamos en alguna otra sala como el Sonar Pub, por ejemplo.

2.- Arca and Jesse Kanda

Muchos pensaréis que se merece el primer lugar y que en vuestra opinión fue lo mejor del festival, pues bien, esto es como cuando en el colegio te suspendían porque sabían que eras capaz de sacar un 10 y tu nota era un 5, Arca puede dar mucho más y tiene que hacerlo, queremos ver algo distinto, después de haberlo visto 3 veces, a mí ya no me sirve la provocación sin más ni que los sonidos salgan prefabricados de una máquina. Si tenemos que puntuar su performance le ponemos un 10, pero no llega a esa nota si queremos valorar la parte musical. Alejandro Guersi es la hostia, por supuesto, por eso está en segunda posición dentro de un cartel de más de 150 artistas, pero queremos que su música nos envuelva todavía más, que su voz vibre más y que no utilice recursos fáciles para conquistar.

Aún con todo esto, el show de Arca fue maravilloso, por su sensualidad, su discurso sumamente sensible y a la vez descarado. Fue un gran acierto la ubicación de la pasarela preparada en exclusiva para este concierto y que permitía que, jugando con un halo de luz, Alejandro Guersi pareciera por momentos un ángel. Su interacción con el público es magistral, se lo come y lo sabe, hasta el punto de bajarse y pasearse entre la gente y provocar un momento de histeria colectiva. Dentro de la actuación, Arca también juega con sus outfits, pasando de una torera blanca de un traje de luces a un traje de sado negro acompañado de un látigo con el que parecía fustigar al público.

También es importante destacar el trabajo visual realizado por Jesse Kanda, visuales en las que podemos ver lo más interno e íntimo del ser humano, imágenes por momentos grotescas y que se salen de lo convencional.

3.- Evian Christ

El trance ha vuelto, en otro formato, pero ha vuelto, y nos encanta. Artistas como Lorenzo Senni o Evian Christ son los responsables de que este estilo musical, por momentos olvidado, vuelva a formar parte de nuestras vidas y no solo eso, sino que sea uno de los pilares de las nuevas tendencias musicales.

Su próximo disco, que se lanzará en breve a través de Warp Records, promete ser uno de los lanzamientos estrella de 2017 y es que la actuación de Evian Christ fue una de esas actuaciones que no deja indiferente a nadie, los sonidos bass y los decibelios a tope hicieron que por un momento el Sonar Hall pareciera una rave, mucha contundencia que se tradujo en una sesión salvaje y por momentos incluso agresiva por la deconstrucción de los sonidos y la potencia de los graves.

4.- SuicideYear

La actuación de James Prudhomme aka SuicideYear coincidía con la de Bad Gyal y Nosaj Thing + Daito Manabe así que tuve que elegir, pesó más el hecho de que fuera la primera vez que el norteamericano actuaba en Europa y que a Bad Gyal es más que probable que tenga muchas más ocasiones para verla, de Nosaj Thing y Daito Manabe pude ver los últimos 15 minutos, una vez terminó SuicideYear, y la verdad es que me parecieron bastante aburridos.

El calor y la coincidencia con otras actuaciones, hizo que el escenario donde actuaba Suicideyear, estuviera bastante vacío, esto para mí es positivo, aunque para el artista me temo que no. Llevo un año escuchando a Suicideyear muchísimo por lo que no quería de ningún modo perder la oportunidad de poder bailar sus temas y la verdad es que en directo es incluso mejor que escucharlo porque sabe enlazar con clase la música que elige pinchar y se nota que vive intensamente cada track que escoge, en su set no hay nada casual sino todo lo contrario. Suicideyear experimenta con el hip hop y el rap estadounidense y lo convierte en una evolución, al escucharlo, da la sensación de que estamos ante sonidos del futuro, el paso siguiente al estado actual, es extraordinario.

5.- Tommy Cash

Esta fue una de las primeras actuaciones que ví en esta edición de Sonar y puedo decir que se me quedó en la memoria durante todo el festival. Uno de los motivos por los que se ha hecho un hueco dentro de la escena el estonio Tommy Cash son sus irreverentes videos musicales, los cuales utilizó en su actuación a modo de visuales, algo que complementó perfectamente el show.

Tommy Cash salió al escenario vestido de amarillo y con la actitud que esperábamos, fue divertido, y no necesitó mucho más que a él mismo para hacer de su actuación uno de los momentos más destacables de Sonar Día. Sencillo a la vez que descarado, tiene un gran desparpajo y él con sus visuales consigue que su show tenga fuerza y sobre todo, consigue que sea atípico.

6.- Princess Nokia

A pesar del retraso de una hora en el comienzo de su show y de hacer playback en prácticamente el 100% de la actuación, (hecho que no es común en los shows de la artista, me temo que lo haya realizado debido a la gran afluencia de público), el espectáculo ofrecido por Destiny fue un chute de energía sin igual, su carisma y espontaneidad son sus fieles aliadas, llena el escenario con mucha facilidad y hace a todos partícipes de su buen rollo, tirándose al público, cantando hacia él, dejandose tocar, hablando en español etc una show-woman en toda regla.

Quizás para suplir el retraso, su actuación comenzó con el famoso “Tomboy”, haciendo que todo el público se pusiera a saltar de inmediato, aunque su repertorio todavía no es muy amplio, pasó por todos sus hits y tuvo momentos muy high, pero Princess Nokia no es solo música, es sobre todo lo que representa su imagen: descaro, libertad, feminismo… y esa es una imagen aspiracional, de ahí también vienen todos sus seguidores, sus letras reclaman y gritan en pro de las mujeres, de su empoderamiento y de su fuerza y eso, nos gusta.

Además de éstas, hubo otras actuaciones dignas de mención como la de Total Freedom por su frescura en la selección musical o la del talentoso Stephen Bruner aka Tundercat que a pesar de los problemas de sonido iniciales, nos deleitó con sonidos jazz, funk y nos recordó que era el cumpleaños de Kendrick Lamar.

Esta cara de felicidad debería ser por tu culpa, pero no.

Por último, me gustaría hablar de C. Tangana que al menos a mí me sorprendió por su evolución negativa, tanto en estética (pecho descubierto enseñando músculo, cadenas de oro y camisa hawaiana),  como en la ejecución de sus temas, una pena porque desde Uncool somos muy fans de este artista pero me da la sensación de que la firma con Sony no le está sentado demasiado bien y lanzo una pregunta ¿por qué hizo su show con Agorazein si el cartel anunciaba a C. Tangana?

La ocupación de Sonar este año ha batido todos los records históricos, 123.000 asistentes en el total del desarrollo del festival, nosotros esperamos que no los vuelva a batir, humildemente sugerimos que se quede como está, no necesita más afluencia, solamente necesita mantener su calidad, seguir en la misma línea de programación, trayendo a España la innovación, Sonar no es carne de quien quiera ver a Dubfire, eso se lo podemos dejar perfectamente a la programación de off-sonar que también es brutal.

Una advertencia, prevemos y esperamos que debido a que el próximo año Sonar Festival cumple 25 años, será una edición que se superará en todos los sentidos. Las entradas para el 2018 ya están disponibles a un precio especial de 115€, por lo que si quieres ser uno de los primeros en tener la tuya, ya puedes hacerlo aquí.

FOTOS: Midori Kobayashi y Sonar Festival

TEXTO: Midori Kobayashi