Sonar 2018: Desfasando en el viernes noche

 

GORILLAZ

22:00  –  Sonar Club

Llegamos para ver a Gorillaz, esa era la intención. El concepto “banda virtual” eh. Muy bien. EL Sonar cerrando el circulo de la música del futuro. El concierto resultó un poco desordenado y ruidoso. Tal vez era el sonido. Tocaron temas del nuevo disco, como “Tranz” y “Humility”, y algo de rap desinflado. Tanto a Damon Albarn como al resto de artistas que había sobre el escenario (15 o así??!!), se les veía muy felices. Pero no se, a mi me pareció en general una música mas arcaica que avanzada. Ellos verán. Por mi parte nota baja.

YUNG LEAN

23:30  –  Sonar Pub

Esto si que fue genial. El niño índigo, a diferencia de su ultima actuación en el festival (2016) supo equilibrar la expresión de su angustia, marca de la casa, con un nuevo ego más despreocupado sobre el escenario. Hubo melancolía con temas como “Isolation” pero también varios hits rompedores como “Hunting on my own skin”. Se movió con soltura, incluso bajó a la palestra para el gozo de sus fans. Luces y tema visual muy jefe, toda una distopía con símbolos rollo bio-hazard. La ropita y el maquillaje que me llevaba el chaval, macabros y sin complejos, como siempre. Un brutal espectáculo, de verdad.

POLYC LEAN

1:00 (y otras horas indeterminadas)

Después de Yung Lean le tocó el turno a su primo de plástico, Polyc Lean. Había mucho festival por ver, era la 1:00am y los baños ya estaban llenos de pura mierda, así que teníamos que hacer visitas estratégicas, pocas y bien gestionadas. Cockteleria express. Joder, en un retrete había un montón de excrementos, y un panfleto del festival con varios palomos pegados agonizaba dentro de la taza, medio empapado. Alguien se había limpiado el culo con el programa. No lo entiendo; hasta ese momento todo el line-up había sido fantástico. Supongo que cuando aprieta, aprieta. Creo que nunca he cagado en el Sonar. Tal vez por la ingesta desproporcionada de sustancias sintéticas. O porque esos días me pongo a estricta dieta ascética. Bueno, lo dicho, hicimos lo que teníamos que hacer en el excusado y salimos rápido y temblando. Los ojos vidriosos. Las bocas malignas.

 

BONOBO

1:20  –  Sonar Club

¿Conocéis a la Orquesta Panorama? Mucha peña en el escenario, instrumentos de viento, bailes de cuñados…. Así sonó Bonobo en mi fuero interno. Incluso hubo hueco para algo que me pareció música celta. Pensé que tal vez era mi ánimo, pero no. Me dí una vuelta por entre el público: impávidos, cabizbajos. A muchos nos dejó un poco fríos. Hubo un momento en que sonaron sus temas “Prelude” y “Kiara” del álbum Black Sands, que recuerdan al ambient japonés con algunos tonos robóticos, y ahí la gente enloqueció un poco. Fuera de eso, fiestas mayores de Cambados. Había una mulata cantando sobre el escenario, se movía bien. Una chica de entre el público con la que hablé durante el concierto de forma espontanea me comentó, súper contenta: “los ví hace poco en Portugal!! recuerdo que la chica llevaba el mismo vestido!”. Joder, encima eso. Todo mal.

 

 

MODESELEKTOR DJ SET

1:50  – Sonar Pub

Molaron mucho. Buena parte del temario estuvo compuesto por temas propios. Se mostraron inquietos, divertidos y por momentos incluso desfasados. Mi amigo V, que no tenía especiales expectativas, se volvió hacia mi con los ojos en órbita, hacia el final del show, y me espetó “joder tío! Esto me está flipando!!”, yo le dí la replica “ya tio!! yo ya he visto dos veces a Modeselektor aquí en el Sonar y siempre guay, pero no sabía como se iban a comportar en un djset!!”. Entonces el me miró desenfocado y se apoyó en mis hombros para balbucearme en el oído “no me jodas, pensaba que era Angel Molina. No se si me lo dijo de broma, pero nos descojonamos. Bueno, hubo bastante bombo, y a V le mola la tralla. Tal vez el tono era similar. La verdad es que yo ya había perdido la cuenta de las pepas que nos habíamos zampado. Estábamos en el buen camino.

MISS KITTIN & KIM ANN FOXMAN

5:05  –  Sonar Lab

A estas alturas ya solo veíamos caras acartonadas y brillantes. Era como si hubiesen lijado a la gente y después les hubiesen dado una capa de barniz. Antes de Miss kittin estuvimos deambulando por una de las zonas muertas del festival, uno de esos siniestros pabellones entre-escenarios con el suelo enmoquetado en mierda y vasos rotos (llegamos a ver trozos de caucho, como de ruedas de automovil. No se explica). Uno de esos pabellones alberga una pista de autos de coche. Alli se refugian los emos, algún que otro swagger, y curiosos con pinta de turistas en busqueda de alguna directriz. Es el equivalente a la tienda de Apple de Plaza Catalunya. Un punto de quedada, de orientación. Chequeas el whatsapp, te desesperas un poco. Te acabas desquiciando con el tema de los encuentros con coleguis. Mi amigo Creeky se tiró alli varias horas; un ser especial, pertenece a todos los grupos identitarios previamente mencionados, y a algunos otros mas.

Decidí ir otra vez a hacer mal uso de los urinarios, y fuera de estos presencié una escena entrañable: Unos tipos como de Protección Civil o algo así, con chalecos flúor, sujetaban a un chaval que arrastraba los pies, con los ojos casi completamente cerrados y al que le colgaba la cabeza como si fuese de goma; Estaba visiblemente sobre-colocado; por otro lado, un grupo de chicos apareció desde lejos y se echaron a correr hacia los uniformados, sonrientes, agitando los brazos y gritando. Eran, casi seguro, los amigos del tio semiinconsciente; les dieron las gracias a los de protección civil por haberse ocupado de su amigo “gracias!! ya nos encargamos nosotros” se ha pasado un poco con la bebida, nada mas!”, y le agarraron entre varios, sin lamas mínima delicadeza, mientras entonaban a grito pelado la de Manu Chao “le dicen el desaparecido!!!” y se descojonaban. El joven semiinconsciente y con dificultades motrices, ahora arrastrado por sus fieles, ladeó un momento la cabeza intentando buscar el contacto visual con los de Protección civil, y parece que su mirada ahora medio desencajada decía “POR FAVOR NO ME DEJEIS CON ESTOS”. Los de salvamento no pillaron la señal. La comparsa de Estación Esperanza se perdió en las brumas de la noche cubierta, arrastrando a su amigo, el muñeco de trapo, a nuevas aventuras lisérgicas contra su voluntad. Los amigos de verdad nunca fallan.

Miss Kittin estuvo bien, pero ya estábamos de vuelta y media, y cuando nos dimos cuenta era de día, y todo había terminado. Todo lo que atañe al recinto del festivval, claro.

 

TEXTO: PI