Pimp Flaco & Kinder Malo en Sala LeClub A Coruña

El pasado viernes a las 21:00 me acerqué hasta la céntrica sala LeClub de A Coruña, donde tendría lugar el concierto de Pimp Flaco y Kinder Malo, dos de los abanderados del trap español en la actualidad. Al llegar a la puerta me encontré más o menos lo esperado: menores de edad. Y es que mientras entre los fans de Barcelona (estuve allí en un concierto de Pimp en 2016) se encuentra una mayor variedad generacional, en una ciudad pequeña la cultura underground urbana la maman sobretodo los chicos y chicas realmente jóvenes. Por otro lado, se ve que la estética del fanclub coruñés del trap no está tan definida como en las grandes ciudades. Allí había mucha miga: swaggers, un par de neorastafaris e incluso algunas lolitas tirando al gotic que me hicieron pensar que quizás me había equivocado y esa noche el concierto era de Tokio Hotel. Me quedé observando un rato, haciendo el voyeur discretamente, una de mis grandes aficiones. Y sólo entonces accedí a la sala.

Al entrar ya estaban sonando los teloneros. Trap en lengua catalana en un local de A Coruña. Yo he vivido casi 10 años en Barcelona y lo pude pillar, pero entonces centré mi atención en el público y bueno… caras estreñidas, miradas perdidas, chicos dándose la vuelta para otear el ganado…. nadie entendía nada, como es lógico (lo mismo pasaría si Os Diplomaticos de Monte Alto fueran a cantar en gallego a Cambrils). Pero animaron un poco la cosa y ayudaron a que la gente se fuera posicionando. Sinceramente yo no sabía quienes eran, así que pregunté educadamente e intentando no distraer demasiado al tecnico de sonido del local. Ni puta idea. “Pregúntale a Pau el organizador, que vendrá ahora” me dijo. Nunca vino. Me fuí a por una cerveza, 2 euros y medio, precio más o menos acorde con el poder adquisitivo de los asistentes. Bien. Aprovechando que estaba en la barra pregunté a unos chavales si sabían quienes eran los teloneros. Ni puta idea. Le ataqué a mi birra. Nadie lo sabía. Un misterio. Que siga siendo así.

En cuanto los teloneros abandonaron el escenario, el público reaccionó y un par de alevines gritaron al unísono “que salga PIMP!!”. Y Pimp Flaco obedeció casi al instante, abordando el escenario con Kinder Malo y haciendo chillar a una parroquia expectante.

Empezaron el show de forma rabiosa con el tema de Pimp Flaco “serán las gafas?” que aun sin ser uno de los más populares y teniendo un beat algo simplón para mi gusto, en directo gana con la fuerza de arranque de la pareja y lo contundente de la letra, que ojo, no deja de ser una reivindicación del ego (como casi todos), aunque con un nivel de vacile extremo.

Como apunte técnico, comentar que en general a lo largo de todo el concierto el sonido fue bastante regular, por no decir que el audio de la sala era como el del radiocasette de aquel Citroen ZX de tu abuelo, o del abuelo de tu amigo vaya, eso es lo de menos. Pero los fans no lo tuvimos muy en cuenta al estar tan encendidos y ante un concierto tan esperado.

Inmediatamente después los raperos se pusieron tiernos con la balada “SINTIGO” (que siendo sinceros, la base no es que esté plagiada, es que está directamente extraída del tema “We Are The People” de la banda Empire of Sound), pero volvieron a la carga trap al entonar “La Ley de Eddie Murphy”, uno de los grandes himnos del de Barcelona, y cuya letra empieza haciendo las delicias de cualquier feminista. Sarcasmos aparte, la canción es pegadiza y tiene versos muy ágiles y agudos con referencias pop bien reconocibles. Siempre es divertida. Este fue uno de los momentos de mayor entusiasmo y dedicación, tanto por parte de los artistas como del público.

A continuación el dúo se lanzó a por temas que ralentizaron un poco el ritmo y aplacaron en cierto modo la histeria de los asistentes, casi todas de Pimp Flaco, como por ejemplo “Me Da igual”, “Los Buenos Siempre Ganan” o “Puto”. Entremedias algo de freestyle a capella por parte de Pimp Flaco, que se podría decir fue el protagonista del evento, contándonos lo puta que había sido su existencia.

Pero el momento cumbre llegó de la mano de Kinder Malo hacia el final del concierto, cuando preguntó a un publico que ya estaba muy caliente: “conocéis esta canción?” y se arrancó con el famoso “volando voy!! volando vengo vengo!!” de Camarón, que bien podrían decir estos dos en alguna entrevista que ha sido una de sus influencias. Quizás ya lo han dicho. No lo se. Justo cuando la peña se puso a corear con los raperos, empezó a pitar la base dancehall de uno de los últimos temas bomba del dúo: Chemtrails. Y al son de “soy una avioneta mira como vuelo aaahhhhh” los asistentes entraron en éxtasis, incluso me pareció ver que una chica en medio del tumulto…levitaba. Estaba equivocado, era su novio que después de besarla la elevaba por los aires agarrándola del culo. Lo dicho, éxtasis, frenesí, hormonas crepitando. Y es que como dijo Kinder Malo en un momento de pausa, micro en mano “¿sabéis por qué las chicas que hay aquí se han pintado los labios de negro? Por mí, lo han hecho por mí, chavales, pero eso sí, los que os las vais a follar sois vosotros!”

 

TEXTO: Piñokin Colorado

Written By
More from Uncoolmgz

ENERGETIC Mathias Kaden ( Freude am Tanzen )

Después de un intenso invierno de trabajo y sin retirarse del todo...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *